A fines del siglo XIX las jornadas laborales duraban entre 12 y 16hs; luego de un intenso proceso de lucha, con huelgas que movilizaron a más 200000 obreros/as, con dolor y pérdidas. Se conquistó la jornada a 8hs diarias, que más adelante se alcanzaría en todo el mundo.

Así el 1ero de Mayo, reivindicamos el DÍA INTERNACIONAL DE LAS Y LOS TRABAJADORES. La enseñanza histórica nos indica que en esa fuerza está la posibilidad de cambio y transformación de nuestra sociedad y la conquista por más derechos.

En este contexto tan particular, donde estamos peleando colectivamente frente a una pandemia, saludamos a todos los trabajadores y trabajadoras de nuestra Facultad y profesionales graduados/as de esta casa; reivindicamos su esfuerzo, compromiso y labor hoy más que nunca.

Como nos enseñó la historia sólo el trabajo humano hace posible que se materialicen los sueños, los proyectos y se garanticen las necesidades colectivas.

Gracias por su labor de todos los días, en el crecimiento de la Universidad y el desarrollo de la Educación Pública y Gratuita.