Descripción del proyecto

En 1997 se declaró el 23 de septiembre como el día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer en conmemoración de la Ley 13.010 promulgada en 1947, que estableció que las mujeres tienen los mismos derechos políticos que los varones, y habilitó el sufragio femenino.

Los derechos políticos permiten a las personas participar en la vida política y pública, propiciando un campo de posibilidades de configurar e incidir en el Estado. En un país regido por principios democráticos, como el nuestro, los derechos políticos son una herramienta fundamental para que las personas participen de manera activa en las discusiones sobre la agenda pública. Los derechos políticos se configuran, por un lado, mediante el ejercicio de acciones concretas por parte de las personas y por el otro, en la obligación que tiene el Estado de generar las condiciones para que este ejercicio se lleve a cabo de manera libre.

La fecha constituye una ocasión propicia para recordar que las mujeres han sido históricamente marginadas del orden político, y han tenido que luchar de manera colectiva para obtener un lugar allí. Sólo a través de las luchas de mujeres organizadas en distintos momentos históricos es que hoy existe la posibilidad de votar, el derecho a ser electa, a ocupar cargos públicos, a participar en el diseño y ejecución de políticas públicas, en organizaciones y en asociaciones no gubernamentales que se ocupen de la vida pública y política del país.

También es un momento propicio para visibilizar que siguen existiendo desigualdades en la participación política cuando se trata de mujeres. Aún persisten obstáculos estructurales, socio-económicos, culturales e institucionales que limitan la participación de las mujeres en todos los espacios de toma de decisiones.

En un momento socio-histórico tan particular como el actual, conmemoramos con alegría esta fecha que reivindica las luchas de las mujeres, y abogamos por un orden democrático que sea cada vez más justo e inclusivo.