Descripción del proyecto

La maternidad dista de ser un instinto natural, más bien se trata de una construcción socio-histórica que cada persona atraviesa de manera singular, con las constricciones de un contexto histórico y cultural y en el marco de determinadas relaciones de poder. Este año, más que nunca, la realidad de nuestro contexto pone de relieve los desafíos que implica maternar en este tiempo, una experiencia que además suele ser azarosa, contradictoria, compleja, ambivalente y diversa.

La pandemia ha sumado más dificultades a esta tarea. Como sabemos, las mujeres desempeñan mayor carga horaria de trabajo no remunerado que los varones en el hogar, y ello implica un porcentaje destacable del PBI que se encuentra invisibilizado. Las tareas de cuidado en el contexto de pandemia han sobrecargado los cuerpos feminizados sobre los cuales, históricamente, han recaído los mandatos de cuidado, profundizando así las desigualdades ya existentes.

Una situación sin dudas desafiante y acuciante tanto para las que deben sostener tareas de teletrabajo o trabajo esencial; para las que garantizan con su trabajo doméstico el teletrabajo o el trabajo esencial de otros/as miembros del hogar, como para las que sostienen a su vez tareas de trabajo comunitario.

En este día de las madres, queremos no sólo saludar a nuestras trabajadoras y estudiantes madres, sino también reivindicar la potencia de cuestionar estos determinantes, reivindicando un horizonte social y cultural con políticas públicas que fomenten los cuidados compartidos de manera equitativa y el derecho al espacio propio.